7 motivos para aprender a bailar

aprender a bailar

aprender a bailar

Quizás has estado pensando en aprender a bailar alguna danza de tu interés, pero no terminas de decidirte. Pues no estás solo: cada día son más los hombres y mujeres que se unen a clases de baile.

Sabemos que aprender a bailar te ayuda a mantener el cuerpo en forma, que ayuda a encontrar pareja o a conservar la que tienes, pero todo esto puedes lograrlo también eligiendo otras actividades.

Entonces, ¿cuáles son los motivos por lo que generación tras generación, miramos nuestra imagen en el vidrio mientras intentamos unos pasos, o soñamos con ser alguno de los bailarines de los videos o espectáculos?

O para decirlo directamente, ¿por qué bailamos y queremos hacerlo bien?

Estuvimos preguntándole a especialistas, a estudiantes, profesores y bailarines profesionales y estos son los motivos para aprender a bailar que más mencionaron.

1- Porque bailar nos hace sentir más jóvenes

Los científicos han demostrado que bailar ayuda a revertir los signos de envejecimiento en el cerebro. De hecho, se observó que los adultos que se decidieron a aprender a bailar y tomatón clases mostraron cambios en el cerebro.

Concretamente en la región del hipocampo que se considera altamente importante para el aprendizaje, la consolidación de la memoria y la navegación en el espacio.

Así que uno de los motivos por los que queremos aprender a bailar, y lo hacemos, es por el deseo instintivo de evitar el paso del tiempo. Y si no podemos detener el reloj, por lo menos podremos minimizar sus efectos en cuerpo y alma (o cerebro).

2- Aprender a bailar es mucho mejor que drogarse

La música ayuda al liberar químicos naturales en el cerebro que actúan como analgésicos. En el siglo XXI se habla mucho del “Cuarteto de la Felicidad”, es decir el cóctel natural de serotonina, endorfina, oxitocina y dopamina. Son “drogas” naturales que tenemos en nuestro organismo y que se liberan cuando sentimos placer: durante el sexo (¡es que reproducirse debe ser placentero sino nos extinguimos!), comiendo chocolate y otras delicias, haciendo ejercicio físico o …bailando.

Así es, no todos los que parecen estar en trance bailando en un concierto lo hacen bajo el efecto de drogas ilegales, sino que están disfrutando de los procesos químicos que tienen lugar en su cabeza.

Así que, a ¡aprender a bailar tu danza favorita! Mientras mejor lo hagas, más satisfecho estarás y más lo disfrutarás.

3- Para revelar nuestros sentimientos y personalidad

La danza, como la música, es la forma en que nos expresamos cuando las palabras son insuficientes. La alegría que sentimos por el nuevo amor encontrado, la determinación que tenemos ante un gran dolor o adversidad, te hará moverte al ritmo de la salsa, de un tango o bailar un vals.

Bailar puede ser el medio a través del cual mostramos al mundo quiénes somos realmente y quiénes podemos ser. No somos las personas que nos mostramos diariamente en el trabajo, en la familia o incluso en la intimidad de la pareja. Siempre hay otras capas que no podemos definir con palabras. La danza, como cualquier otra forma de arte, es el medio para expresar todo lo que no podemos mostrar tan fácilmente.

4- Aprender a bailar nos reduce el estrés

Sabemos que muchas personas recurren al alcohol o las drogas porque no logran manejar el estrés o las exigencias de su entorno o de sí mismos.

Como dijimos anteriormente, bailar también desencadena una sensación de placer que nos permite olvidarnos por un rato de los problemas diarios. Muchas de las personas que consultamos nos dijeron “cuando bailo me relajo y olvido de todo”.

Olvidar lo que duele o nos preocupa, recordar lo bueno y placentero: parece que este es un motivo por el cual mucha gente quiere aprender a bailar.

5- Porque aumenta nuestra autoestima

Si crees que haces el ridículo cuando bailas en público, espera a que aprendas los primeros pasos en tu clase de baile. Querrás ir a lucirte a tu familia y amigos ya. Descubrirás que al final aprender a bailar no era para nada difícil, que tú puedes hacerlo y eso se trasladará a otros aspectos de tu vida.

El miedo o la baja estima ya no serán un obstáculo para aprender ni expresarte.

6- Para conocer otras culturas

No todos podemos dar la vuelta al mundo. Pero por lo menos podemos espiar gran parte del globo terráqueo conociendo sus culturas. Uno de los muchos aspectos maravillosos de la danza es que trasciende todas las culturas, uniendo las diferencias sociales con los elementos comunes de la expresión artística.

Las clases de tango, flamenco, bailes latinos, rock & roll  y otras abren la puerta a la exploración cultural, no solo en los bailes de otros países, sino también en sus comidas y costumbres.

Te sentirás inspirado para disfrutar de una deliciosa comida latina después de una intensa sesión de baile de salsa, por ejemplo. Y lo mejor es que también tendrás la oportunidad de conocer a otras personas de diferentes orígenes, mientras todos se unen en una actividad agradable y social.

7- ¡Porque es súper divertido!

La dejamos para el último, pero es la primera razón que nos dieron los estudiantes que recién se decidieron a aprender a bailar.

Si sientes que no te diviertes lo suficiente en tu vida, las lecciones de baile son la respuesta que has estado buscando. Bailar es una gran salida emocional, por lo que puedes usar los movimientos de tu cuerpo para “exorcizar los males”.

La vida puede volverse aburrida y rutinaria. Las clases de baile te dan confianza y una sensación de logro mientras te enseñan a reírte de ti mismo y divertirte mucho. Además, también puedes traer a tu pareja a lo largo del viaje de la danza.

 

Tal vez algunas de estas razones explican por qué estás pensando en aprender a bailar. Nuestro consejo es que no lo pienses demasiado: sigue tu instinto y contáctanos para que comience un gran cambio en tu vida, rumbo a sentirte mucho mejor.