7 Razones por lo que el Baile Social es Importante (Y un poco adictivo)

Sabemos que bailar cualquier ritmo latino es bueno para el cuerpo, para el alma y también para afianzar las relaciones cuando se trata de parejas.¿Pero por qué es tan importante el baile social? ¿Por qué cuando tomamos clases de baile el profesor nos insiste tanto en que salgamos a practicar salsa o bachata en los distintos salones de bailes latinos que ofrece la ciudad?

baile social

Seguramente tu profesor desea que mejores tu estilo de baile. Pero lo más seguro es que desee que descubras un mundo donde puedas salir de fiesta y pasarlo de maravilla.

Dicen que el baile social nos gusta tanto y es tan “adictivo” porque cumple con algunas necesidades básicas que todos los seres humanos necesitamos satisfacer. Y éstas son:

En el baile social hay certezas:

La certeza es parte de nuestro mecanismo de supervivencia; queremos saber de dónde vendrá la próxima comida, dónde dormiremos esta noche, si tenemos agua limpia para beber. Más allá de nuestras necesidades básicas de vida, también anhelamos certeza y una sensación de comodidad en otros aspectos, ya sea comer en el mismo restaurante porque sabes que te gusta la comida o salir con tus amigos porque sabes que te llevas bien.

El baile social tiene un gran elemento de certeza. El formato realmente no cambia. La música está sonando y la gente está bailando. Sí, hay muchas variaciones posibles en el formato, pero cuando vas a un evento o clase de baile sabes más o menos cómo será o lo que tienes que hacer. Bailar. Entonces, en esencia, el baile social satisface nuestra necesidad de certeza porque no cambia demasiado.

Algo de Incertidumbre y variedad:

Claro que, si supieras todo lo que sucederá todos los días de tu vida, sería inmensamente aburrido. Necesitamos un cierto elemento de sorpresa, de novedad, de cambio y variedad para que las cosas sean interesantes.

El baile social satisface esta necesidad de incertidumbre. Aunque el formato es semejante, hay muchas otras variaciones, diferentes lugares, diferentes canciones, diferentes personas para bailar, diferentes estilos de baile, siempre hay algo ligeramente diferente. No hay dos eventos de baile social que sean exactamente iguales, y eso es lo que nos hace volver: nunca se sabe qué puede cambiar.

Sentirte Importante:

Todo el mundo quiere sobresalir de alguna manera, sentirse importante, especial o necesario. No queremos ser como todos los demás, queremos distinguirnos de alguna manera.

La danza social puede satisfacer esta necesidad dándote una cultura con la que identificarte que sea interesante y, por extensión, te haga interesante. Sí, mucha gente en todo el mundo baila, pero sigue siendo una subcultura. En la oficina, puedes ser el único que baila Tango o Bachata o Salsa, y eso te diferencia, en el buen sentido, por supuesto!

Amor y conexión:

Sobre esta necesidad no hace falta aclarar mucho. La danza social se basa en la conexión y en crear interacciones entre las personas. Cumple con esta necesidad de ser amado, aceptado y no estar solo. Puedes invitar a bailar a una chica o chico que no conozcas, incluso que no hables el mismo idioma, pero al bailar sientes una conexión que rara vez experimentas. Eso tiene el baile social. Incentiva las relaciones interpersonales como casi ninguna otra actividad social.

El baile social es crecimiento:

Si no estamos creciendo, sentimos que nos estamos. El camino hacia una vida verdaderamente satisfactoria es una sensación de progreso constante. No hay nada más depresivo que estancarse en la vida. No se trata tanto de obtener lo que uno desea, ya sea en el trabajo, en la pareja. Se trata de proceso para lograr esa meta. Y de en quién te conviertes en el proceso.

Esta es la parte del baile que es más adictiva, vigorizante y, a veces, frustrante; siempre hay algo nuevo que aprender. Nunca llegarás a un punto donde lo sepas todo. A veces, parece que te has estabilizado y no estás creciendo, pero siempre hay un nuevo paso para dominar, un nuevo giro para probar, alguien mejor que tú para bailar y una forma de crecer y mejorar.

La sensación de progresar, de aprender y de mejorar, crea tu propia clase de alegría y aumenta el disfrute de la danza social, lo que te motiva a seguir progresando creando una espiral ascendente positiva.

Contribución: 

 En el baile social, como en la vida, no se trata todo de uno mismo, sino de “nosotros”. Esto resume la idea de contribución. No vivimos en el vacío.  Dar y compartir son los caminos hacia una vida más significativa.

La danza social se trata de crear comunidades. Estas comunidades son lugares donde las personas pueden reunirse y compartir pasión, tiempo y experiencias.

Es divertido:

El baile social implica salir de fiesta o ir a un club de salsa y bailar con una variedad de personas, en unos distintos estilos, y con variedad de música. No hay coreografía involucrada: todas las movidas se basan exclusivamente en liderar y seguir, con estilo libre o agregado según tu criterio. Las reglas generales de la danza social son: no lastimes a nadie, diviértete, trata de oler bien y ser amable.

Toda la gente que asiste a un evento de baile social no busca otra cosa que divertirse. Aunque hay parejas que van a estos bailes, siempre hay mucha gente sin pareja que busca conocer nuevos bailarines.

Más allá de lo que podamos decirte acerca de la importancia del baile social en tu vida, sólo se trata de que te animes a pasar un buen momento. Podrás disfrutar de buena música, aprender nuevos bailes, practicar el baile social, relacionarte con otros bailarines sociales, hacer nuevos amigos de personas que les gusta bailar, inclusive viajar a destinos de baile

La danza es un hábito fácil de formar porque es gratificante en todos estos niveles diferentes. Comienza tomando clases de baile y descubre un nuevo mundo que te garantiza gran diversión. Siente la música, y comienza a bailar. Eso es todo.